Las abejas, a que no sabías que...

Seguro conoces a las abejas pero que conoces de ellas ¿Qué son insectos?, ¿Qué pican?, ¿Qué producen miel?, estas en lo correcto en todas estas cuestiones, pero a que no sabías que las abejas son el sustento de nuestra agricultura y de nuestra diversidad de flora siendo por lo tanto de gran importancia en la supervivencia de la fauna en el mundo.

Esto se debe a que las abejas forman parte de los polinizadores, los polinizadores proveen un servicio ecosistémico esencial: la polinización. En efecto, aproximadamente el 80% de todas las especies de plantas con flor son polinizadas por animales, como vertebrados y mamíferos; sin embargo, los principales polinizadores son los insectos. La polinización es el proceso que nos permite contar con una amplia variedad de alimentos, principalmente de cultivos hortícolas. De hecho, los polinizadores como las abejas, las aves y los murciélagos inciden sobre el 35% de la producción agrícola mundial, aumentando el rendimiento de 87 de los principales cultivos de todo el mundo, así como de numerosas medicinas de origen vegetal. (Biodiversity, Organización de las naciones unidas para la alimentación y agricultura , s.f.).

Por lo tanto, las abejas merecen nuestro respeto y cuidado, por otro lado, las abejas viven en sociedades perfectamente organizadas, una colonia está formada por una abeja reina capaz de poner huevecillos que darán origen a otras abejas, cientos de zánganos (machos) que contribuyen fertilizando a la abeja reina y miles de obreras (hembras estériles) la mano de obra de la colmena.

Cada integrante de una colmena tiene tareas muy definidas; la abeja reina tiene el papel de mamá dentro de la colmena, se encarga de producción de nuevos integrantes, llega a poner hasta 2000 huevos por día, vive entre los 3 y 5 años y es sumamente protegida por una corte real, es la cabeza de la colonia.

Sin embargo, el verdadero motor son las abejas obreras, estas como su nombre lo dice, son las más trabajadoras, sus actividades son específicamente determinadas dependiendo de su edad, desde que nacen tienen la labor de ayudar con la limpieza, la crianza de larvas, recepción del néctar, almacenamiento del polen, entre otras. En su última etapa de vida la abeja sale de la colmena y realiza el pecoreo (recolecta de néctar y polen), tanto el néctar como el polen son esenciales para la supervivencia de la abeja ya que estos le brindan los nutrientes y energía necesarios para llevar acabo sus actividades. La abeja obrera tiene corto periodo de vida ya que sus actividades conllevan más desgaste (85 días en invierno, y entre 45-60 días en primavera debido a una mayor actividad).

Por último, tenemos a los zánganos, son los más grandes de la colmena, no tienen la facultad de picar, alimentarse solos o aportar en las labores del hogar, pero no por esto hay que menospreciarlos, ya que su labor es muy importante, son los encargados de la fecundación de la reina, su labor es tan loable que ellos literalmente mueren en la realización de su labor .

← Inicio Cómo se produce la miel? →