A que no sabías que...

Seguro sabes que la rica y nutritiva miel proviene de las abejas, pero a que no sabes cómo la producen :)

Pues bien, las abejas hacen el proceso para la producción de miel, y la materia prima la consiguen en las flores. El néctar es una materia prima necesaria y es importante mencionar que no todas las flores son candidatas para la extracción del néctar, la denominación correcta es plantas nectaríferas y poliníferas.

La abeja obrera, a través de un sistema de búsqueda, localiza las flores adecuadas, esta información es comunicada a las abejas encargadas de la colecta de néctar y polen, empezando aquí la producción de la miel.

Una vez que el néctar es absorbido a trevés de su lígula (lengua), las abejas lo transportan a la colmena en un compartimento llamado buche melario, este órgano es parte del sistema digestivo de la abeja y se encuentra después del esófago, tiene una capacidad de 100 mg, es aquí también donde el néctar es procesado por la actividad enzimática para poder ser asimilado por el estómago de la abeja, produciendo el desdoblamiento de azucares contenidos en el néctar.

Una vez en la colmena, la abeja regurgita el néctar y es depositado en las celdas de los panales, sin embargo, esta miel aún no está lista, debe madurar. Es por ello que se elimina un % de agua y la temperatura de colmena ayuda a esta deshidratación junto con la entrada de aire fresco forzada por las abejas que baten sus alas hasta lograr perder un 80% de humedad. La celda posteriormente es sellada (operculada) con cera virgen y es así que después de este proceso, la miel está lista para su consumo.

← Las abejas El Polen →